Calle Burriana, 52 - Valencia | 963 34 88 96

Síguenos en

    5 errores que solemos cometer en la educación de los perros.

    Cuando empezamos a convivir con un perro, ya sea desde cachorro, ya porque acabamos de adoptarlo, es necesario dedicar un tiempo a  educarlo. Educar a un perro es una tarea que puede dar excelentes resultados si se hace correctamente o acarrear algún que otro disgusto si se cometen errores de gravedad. Hay que tener muy en cuenta que, los perros actúan por instinto y no con intencionalidad. Por eso, es responsabilidad del dueño ayudarlos a convivir entre humanos, de forma que puedan adaptar su comportamiento a lo que se espera de ellos.

    1. Educar al perro sin tener en cuenta las directrices de un profesional.

    Si es la primera vez que vas a tener a un can como animal de compañía, seguramente desconocerás la forma correcta de educarle. También puede ocurrir, que tu perro recién adoptado tenga cierto comportamiento adquirido por sus vivencias anteriores y nunca hayas tenido que enfrentarte a ese tipo de conducta. Sea como sea, lo peor que puedes hacer es dejarte aconsejar por “pseudo expertos” y gurús, porque probablemente, lo único que vas a conseguir es agravar un problema o hacer que aparezca.

    La recomendación de Clínica El Palau, tu clínica veterinaria en Valencia, es que acudas a un profesional veterinario experto en etología. Esta ciencia es una rama de la biología que estudia el comportamiento de los animales.  Un etólogo te dará las mejores indicaciones y consejos para que educar a tu perro sea una tarea más sencilla y efectiva.

    1. Dejar que el perro tenga la actitud dominante.

    Es muy común, entre los dueños de los perros que muestran conductas agresivas, comentarios como: “Es que mi perro es dominante”. Pero en esta afirmación hay un error, no se trata de dominancia, sino de educación y socialización inadecuadas.

    Debes educar a tu perro de forma que éste siempre se supedite a ti, que eres el dueño. Es un error muy común que los dueños se sometan a exigencias de sus animales como salir a pasear, pedir caricias, alimento, juguetes, etc. sin exigirle antes una muestra de obediencia. La forma adecuada de educar al perro es premiarle con algo que él desea, sólo después de acatar una orden o mostrar sumisión al dueño.

    1. Practicar la obediencia de forma incorrecta.

    La obediencia es la mejor manera de reforzar tu liderazgo como dueño. Educar al perro en obediencia va a tener un doble beneficio,  podrás asegurarte el control sobre el perro  y al mismo tiempo él se sentirá tranquilo y relajado. Esto es así, porque el animal sabrá que puede confiar en su jefe/líder, tú.

    Sin embargo, dejar que el perro desatienda a las instrucciones cuando se le está dando una orden, es bastante frecuente y además una pérdida de tiempo. Muy al contrario, la forma correcta de proceder es que el can esté exclusivamente pendiente del propietario.

    1. Olvidar reforzar los comportamientos sumisos.

    Si a nosotros lo humanos una palmadita en la espalda nos sirve como motivación para continuar esforzándonos. En el caso de los perros, el refuerzo inmediato es imprescindible. Sería una equivocación olvidarlo, ya que el perro asocia la recompensa a la conducta. Cuando recompensamos la obediencia a nuestro perro, le estamos diciendo que es exactamente así como queremos que se comporte y le estimularemos para que los comportamientos sumisos se repitan.

    Hay que tener en cuenta que si queremos educar a el perro correctamente, las recompensas nunca deben confundirse con caprichos y sólo se deben utilizar en el momento en el que el animal ha obedecido una orden o se ha comportado de forma sumisa, nunca porque sí y menos aún si el perro lo exige.

    1. Castigar físicamente al perro.

    El perro no se comporta de una manera determinada para molestar o porque quiere enfadarte, lo hace por instinto y no va a entender que le grites y menos aún que le castigues físicamente. Si nuestro perro está teniendo una conducta agresiva y le propinamos un castigo físico, seguramente lograremos que su estado se agrave. La manera correcta de proceder es la ignorancia y la indiferencia.

    Si después de haber leído este post, has llegado a la conclusión de que necesitas la ayuda de un profesional con experiencia, llámanos, la doctora Eguzkine Martín Landa, directora de la Clínica El Palau y experta etóloga, te ayudará en el proceso de educar a tu perro.

    Por Clínica El Palau / el 01 Dic
  • etologia
  • Comentarios 0

    Escríbanos

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies