Todos hemos oído hablar de los chips en perros y gatos, pero ¿realmente conocemos su importancia?

El microchip está cubierto por una pequeña cápsula de vidrio biocompatible (no provoca alergias). Es tan pequeño como un grano de arroz y de menos de 1.5cm de largo, en cuyo interior hay un transpondedor con un código único, que no puede ser alterado y permitirá su identificación en caso de pérdida. Cada código se introduce en una base de datos nacional. El microchip es recomendable a partir de los dos meses de edad de los cachorros.

¿Cómo se implanta el microchip?

Se implanta subcutáneamente con una aguja hipodérmica de 12 G. El microchip está recubierto de una capa de paralyne, un elemento similar al látex, por lo que no existe rechazo por parte del organismo. El microchip es pasivo, por lo que no emitirá ninguna señal por sí solo y no lleva dentro ninguna batería para su funcionamiento. La duración del microchip es de aproximadamente de 25 años, no necesitan reemplazarse y no tienen ningún sistema de carga. Debe realizarlos un profesional veterinario inyectándolo cerca de la nuca.

¿Es obligatorio el microchip?

Desde hace tiempo la ley obliga a identificar a los animales de compañía. En los gatos, sólo en caso de salir al extranjero.  Puedes recibir una multa si tu animal no está microchipado.

¿Cómo funciona el microchip y para qué sirve?

Una vez alguien encuentra a nuestra mascota perdida, cualquier refugio de animales o clínica veterinaria puede leer el número de identificación mediante un lector de microchip. Este lector es un escáner que envía al chip una señal de radio para leer ese número personal y único de cada microchip.

El número aparece en la pantalla del lector, y se procede a llamar al registro de microchips, dar el número, y saber a quién pertenece el animal.

La notificación de la pérdida se hará mediante la Policía Local, SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil), el Ayuntamiento, la REIAC (Red Española de Identificación de Animales de Compañía) y refugios de animales.

El microchip también nos servirá para, a efectos de la ley, comprobar quien es el titular de nuestra mascota. Además la identificación por chip ayuda a evitar el abandono, ya que la ley castiga con sanciones bastante elevadas a las personas que abandonan o maltratan a un animal. De esta manera, se puede probar quién es el propietario y responsable legal de un animal maltratado o abandonado.

¿El microchip puede tener problemas?

En circunstancias muy extraordinarias puede llegar a volverse ilegible o moverse del sitio. Ambas cosas pueden prevenirse perfectamente si en cada revisión anual tu veterinario de confianza le pasa el lector para comprobar que todo está en orden.

Como ves es de gran utilidad inyectar a nuestras mascotas estos microchips, pero también debes tener claro los protocolos que debes seguir en caso de pérdida.

Debemos notificarlo de inmediato a las autoridades pertinentes e indicar el número del chip y el nombre del animal, nuestros datos personales y la fecha y el lugar donde se perdió.

También es recomendable llamar a las protectoras que conozcamos Puede que alguien lo encuentre y lo lleve a la protectora más cercana.

Así como si nos encontramos a un animal perdido o desorientado.  Debemos llevarlo de inmediato al veterinario más cercano para que pueda leer el microchip y puedan localizar a sus dueños.

¡Recuerda! Ponerle el microchip a tu mascota  no es un capricho, puede hacer que vuelva a casa sano y salvo.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies