Tu veterinario de confianza te da unos consejos guía de qué hacer una vez has adoptado a tu futuro mejor amigo.

Si has decidido adoptar a un perro o estás pensando en hacerlo, será fundamental tener claras algunos aspectos que pueden suceder.

Adoptar un perro por primera vez puede ser una experiencia muy satisfactoria. Sin embargo, no siempre es sencillo y desde Clínica El Palau, tu veterinario en Valencia, os regalamos algunos consejos a tener en cuenta.

El abandono, o el haberse extraviado, es una experiencia traumática para un animal tan social como el perro. Puede que, además, haya sido maltratado y requiera dosis extras de paciencia y cariño para superar sus miedos. Estos traumas que arrastra un perro adoptado son, sin duda, un obstáculo en el primer acercamiento con el animal. El recién llegado necesita habituarse a su nuevo entorno, puede mostrarse muy desconcertado en el momento de la llegada a un nuevo hogar. ¿Cómo comprender al animal que acaba de llegar a casa? La clave es pensar como lo haría él y tratar de ponerse en su lugar.

Los primeros días es muy posible que el perro intente marcar su territorio y se orine por algunos rincones. Aquí debemos de mostrar esa paciencia nombrada anteriormente, ya que no es aconsejable regañar a un perro recién adoptado, es mejor optar por el refuerzo positivo.

Para atenuar la hiperactividad es recomendado pasearlo, al menos, cuatro veces diarias sumando un total de noventa minutos entre todas las salidas. Esto le hará liberarse un poco y evitar que esté tenso durante los primeros días de adopción.

Los siguientes meses es mejor que el perro siempre vaya sujeto con la correa, ya que si siente miedo, podría escaparse y huir. Antes de atreverse a soltar al animal conviene asegurarse de que no corre ningún peligro. Es aconsejable que las primeras veces que lo desatemos sean en sitios cerrados, donde no pueda marcharse hasta estar seguros de que acude a nuestra llamada.

Respecto a las relaciones sociales, no le fuerces nunca a interactuar con personas o perros. Nada que pueda agobiarle. Intenta guiarle hacia tus propósitos usando la comunicación verbal, movimientos con las manos y el uso de premios. En ocasiones el perro adoptado no se comporta de una forma correcta a consecuencia de una mala educación en el pasado.

La falta de socialización, una educación basada en el castigo o miedos no superados son algunas de las causas por las que los perros adoptados pueden desarrollar problemas de comportamiento.

Podemos encontrar un perro con agresividad. Es uno de los problemas más complicados a tratar y a solucionar y generalmente están causados por utilizar métodos de castigo o una falta de socialización en su etapa de cachorro. Estos problemas pueden ser tratados de forma efectiva por un etólogo pero el perro necesitará tu ayuda y buenos tratos para superarlos de forma efectiva.

El miedo es también un problema complicado de tratar puesto que al llegar a la edad adulta muchos perros no terminan de superar sus temores. Lo primordial será ofrecer espacio al animal y no forzarle. Poco a poco y siempre con tu supervisión tu perro empezará a abrirse al mundo.

Recuerda, si adoptas un perro dale todo tu cariño y los mejores cuidados porque se lo merece todo. En Clínica El Palau de Valencia estamos para ayudarte y aconsejarte en el camino que vais a emprender juntos. Puedes ponerte en contacto con nosotras a través de nuestra página de contacto o llamando al 963 34 88 96.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies