Tener una mascota es una gran responsabilidad, y más aún si es un perro, el mejor amigo del hombre, y uno de los animales más fieles, inteligentes, amigables y responsables que puedes encontrar para hacerte compañía.

Hoy en día, mucha gente adopta o compra perros sin saber muy bien qué hacer con ellos y cómo actuar ante diferentes situaciones. Para saber cómo comportarte correctamente con un perro, no debes tenerlo por capricho, sino porque quieres darle un hogar, cuidarlo y evitar que termine en sitios tan perjudiciales como la calle o la perrera.

Si empiezas con esta determinación, ya tienes la mitad del camino ganada, porque al querer cuidar a un animal estás optando por darle todo tu cariño y hacer lo que sea mejor para su bienestar. Sin embargo, a veces ni siquiera basta con tener buenas intenciones, y para saber qué no debes hacerle nunca a tu perro necesitas de consejo profesional. Por eso, nosotros aquí te vamos a dar algunas recomendaciones universales, que funcionan para cualquier tipo de perro y cualquier raza, independientemente de la situación en la que se encuentre actualmente.

Provocar comportamientos indebidos

Este se podría decir que es uno de los errores más comunes en los dueños de perros. La situación es siempre la misma, y se suele dar sobre todo cuando hay niños cerca, ya que no comprenden que lo que hacen está confundiendo y perjudicando al animal, que no entiende qué está bien y qué está mal.

Por ejemplo, no puedes pedirle a tu perro que se suba constantemente a los sitios para jugar con él, pero después regañarle cuando lo hace por su propia cuenta, ya que el animal no ha recibido antes una educación que le enseñe que eso está mal.

Los perros son animales de compañía, desde luego, pero deben tener claro desde un principio qué es lo que pueden y no pueden hacer, y solo en función de esas normas preestablecidas deberías premiarle o regañarle.

Castigarlo con severidad

Los animales no aprenden con palabras, porque no entienden, como nosotros, el lenguaje articulado. Sin embargo, esto no significa que la violencia sea la mejor forma de enseñarles.

De hecho, te recomendamos todo lo contrario con tu perro. Lo mejor siempre es ser indulgente con las mascotas, ya que tardan en aprender, pero lo terminan haciendo.

Los premios ante buenas acciones son mucho más efectivos que los castigos ante malas acciones, así que ten a mano una caja de galletas para perro y dale lo que se merece cuando se porta correctamente. Verás los resultados muy rápido.

Además, si alguna vez te ves en la situación de tener que regañar a tu perro porque ha hecho algo que no debía repetidas veces, nunca uses la violencia física con él. Los animales también tienen sus derechos, y basta con utilizar una voz enérgica para que sepan que han hecho algo mal, sin necesidad de recurrir a métodos violentos.

No educarlo lo suficiente

Cuando los perros crecen, hay dueños que se cansan de ellos, y dejan que hagan lo que quieran. Esta es una de las cosas que jamás deberías hacer a tu perro, porque le estarás perjudicando a él y estarás también perjudicando a otras personas, llegando incluso a cometer infracciones ilegales.

La lista de cosas que podría hacer tu perro si no le das una correcta educación canina es infinita, pero te puedes imaginar cuáles son las consecuencias: que coma algo que no debe, que se pelee con otros perros, que muerda a alguien, que se escape constantemente, que se suba a los sofás y muerda los muebles, y una larga serie de acciones que ningún perro bien educado debería hacer.

No alimentarlo correctamente

Las mascotas domésticas ya no son del todo independientes, y necesitan que nosotros los alimentemos. Tu perro es un animal carnívoro, y por ello en su dieta debes incluir una cantidad equilibrada de productos de origen animal y vegetal, con suficientes vitaminas y minerales.

Hay gente que alimenta a sus perros con las sobras de la comida, algo que seguro que el animal no rechazará. Sin embargo, no es lo más recomendable, porque no estás controlando el equilibrio nutricional, y además podrías darle algún alimento que le siente mal.

Hacer que tu perro coma huesos de pollo, espinas de pescado, algún alimento picante o dulce implicará problemas graves para su sistema digestivo, y en el mejor de los casos, solo será una visita al veterinario.

Abandonarlo

Si hay un acto que no debes hacerle nunca a tu perro es abandonarlo. Como decíamos, tener un perro implica una responsabilidad muy grande, y si no estás dispuesto a asumirla, entonces no deberías tener una mascota.

Una vez que te conviertes en dueño de ese perro, es tu obligación cuidarlo, tratarlo bien, educarlo, darle de comer debidamente y nunca abandonarlo. Dale todo tu cariño y tu respeto, y él te lo devolverá siempre agradecido.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies